Es lo mínimo que debo considerar si quiero salir a empatar el partido de la profesionalidad.

No estaba en mi ánimo incluir esta cuarta área en The Personal Model Canvas simplemente para expresar lo que ya sabemos y poco más. La verdadera razón por la que este espacio se torna relevante es, sencillamente, para darnos cuenta de lo contrario, de lo que no se aún o debiera potenciar para trabajar mi desarrollo personal y profesional.

Junto con las competencias, el conocimiento completa nuestra capacidad para dejar claro ante los demás nuestra profesionalidad. Nuestra preparación para afrontar con solvencia aquello que se nos encarga o de lo que somos responsables.

Pues bien, The Personal Model Canvas pone el foco sobre el hecho de que este conocimiento no se puede limitar a nuestra especialización natural, sino que, más allá, debe extenderse hacia otros ámbitos. Una necesidad que no solemos ver clara en el comienzo de nuestras carreras pero que, sin duda, el entorno nos irá exigiendo. Y lo hará sin avisar.

The Personal Model Canvas propone cuatro grandes agrupaciones en torno a nuestro saber:

Conocer las claves de la DIRECCIÓN y gestión de una organización, casi como si se estuviera al frente de la misma, es con toda seguridad un arma secreta que todo profesional debiera saber. Es, probablemente, la única forma de contribuir, desde la posición que a cada uno le toque, a la consecución de las metas y objetivos del grupo. Y hablo de conocer las claves que encierra la misma, no de asumir responsabilidades que no nos corresponden.

De esta forma, a la vez que somos profesionales y desarrollamos nuestra actividad base, seremos sensibles y aportaremos en positivo, al menos, a los siguientes ámbitos:

Entender la Política de Empresa implica situarse en el vértice de la misma; sin ello, no la entenderemos. Como indican los Profesores Antonio Valero y José Luis Lucas en su publicación Política de Empresa – El gobierno de la empresa de negocios (IESE),  hemos de ser capaces de entender y diagnosticar la situación actual, saber elegir entre las distintas alternativas que nos ayuden a alcanzar un objetivo claro y actuar. Y, continuando con este enfoque, que hice mío hace ya casi quince años porque me lo transmitió para siempre el Profesor Bartolomé Alarcón (Instituto Internacional San Telmo), es necesario hacerlo en claves de Configuración Institucional, Modelo de Negocio, Estructura Directiva y Convivencia Profesional. Tiempo habrá de profundizar sobre todo ello.

Y, junto a lo anterior, para mí hay un segundo aspecto que es vital en el ámbito del Management. Se trata del Factor Humano.

Conocer qué rige el Factor Humano y saber darle el valor e importancia que tiene, marca la diferencia entre la buena y la mala dirección. Y si es así, desde mi punto de vista es necesario que todos, desde el primero hasta el último que se haya incorporado a la organización y, una vez más independientemente del papel o responsabilidad que éste desempeñe, conozcamos aspectos tan vitales como son la realidad humana de la empresa, las relaciones formales e informales que en ella se suceden o las motivaciones que conviven en la misma.

Nada nuevo, ¿verdad?. Es lo que muchos de nosotros quisimos conocer cuando pensamos que era necesario enrolarnos en un MBA (Master in Business Administration). Y quizás algunas oportunidades se nos escaparon pues, al que más y al que menos, esta necesidad apareció cuando ya estaba comprometido con la acción directiva de su empresa o proyecto.

Avancemos.

Aunque es algo que intuye la Política de Empresa, el modelo que propone The Personal Model Canvas nos sugiere tener en cuenta también los distintos aspectos relativos al NEGOCIO en si mismo y avanzar, no sólo en la detección del Modelo de Negocio, sino también en el conocimiento necesario para hacerlo operativo.

Y ya puedo ser yo un flamante Ingeniero junior con una prometedora carrera en su planta de producción o un miembro ya consolidado del staff financiero de la organización, que no me libraré de la necesidad de anticipar cuanto antes mi conocimiento global sobre aspectos plenamente dependientes unos de otros, como los que sugiere la siguiente figura de la derecha.

El siguiente bloque que debemos ordenar aunque éste sea obvio, es el que se refiere al conocimiento vertical de nuestra especialidad. Un conocimiento que llamaremos SECTORIAL y que me mantendrá competitivo y atractivo ante los demás, sea cual sea la industria o sector del que se trate. Sobre ello, cada uno de nosotros tendrá facilidad para identificar cual es el nivel adquirido en la actualidad y el track a seguir.

Finalizamos esta cuarta área de The Personal Model Canvas con un espacio de desarrollo que, si bien nunca ha sido irrelevante, hoy en día se torna decisivo y vital a la hora de mejorar nuestra profesionalidad.

Ser DIGITAL no implica una transformación para convertirse en bit, sino cultivar y explorar diversos aspectos que contribuirán a no ser un bicho raro en una economía y un modelo de relación que a nivel mundial, ya es digital. Y en consecuencia, aprovechar oportunidades y generar valor. El modelo que propongo se centra en la necesidad de conocer y entender bien, al menos, los siguientes ámbitos de conocimiento:

El Marketing Digital que genera conocimiento en tiempo real de nuestro mercado y clientes para revisar constantemente la propuesta de valor que le hacemos llegar; ahora, más personalizada que nunca.

Todos los ordenadores y dispositivos con los que operamos en la actualidad están conectados. Internet de las Cosas trabaja en esa dirección y pronto, es decir, ya o ayer, dispositivos y elementos de todo tipo también lo estarán. El Trabajo en Red, con o sin tecnologías de vanguardia, sigue la misma tendencia y todos nosotros, como profesionales de hoy, debemos conocer las claves para la colaboración profesional más allá del espacio y  aspectos contractuales.

La Gestión de la Información que comienza por el acceso a la misma; cantidades ingentes de información que es necesario saber orientar, tratar y contribuir a su mejora. Sin olvidar la importancia de la protección y seguridad, que es necesario garantizar en un mundo cien por cien conectado.

Luego, podríamos hablar de adoptar tecnologías disruptivas en nuestra organización, pero eso no es ser más digital, sino una consecuencia de ello.

-oOo-

Con este post, quedan explicados, espero que lo suficiente, la estructura que establece The Personal Model Canvas para facilitar la organización de los elementos que definen nuestro perfil personal/profesional; no se separarlos.

Ahora que ya lo conocemos, será más fácil abordar un proceso de  autoconocimiento y acto seguido saber proyectar un plan de acción de mejora. No de nuestra empresa o proyecto, sino de nosotros mismos.

De todo ello tratará la última entrada de la serie.

¡Nos vemos en septiembre!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies